El enanito malhumorado

 En el Bosque Oportuno todos estaban siempre alegres y contentos. Todos menos Murung, el enanito malhumorado. Nadie sabía muy acertadamente por qué Murung estaba siempre de mal humor. Lo único que tenían claro es que si alguno podía amargar la fiesta era él.

Porque Murung no se conformaba con estar siempre enfadado, no. Murung se pasaba el día buscando la forma de contagiar su mal humor a los demás. Menos mal que en el Bosque Oportuno eran especialistas en ponerle al mal tiempo buena cara, que si no…, quién sabe lo que hubiera pasado.

Pero las maldades de Murung iban en aumento. Por ello, el Consejo Superior de Sabios organizó una reunión extraordinaria para resolver el problema. Tras horas de debate, el Gran Sabio habló por primera vez.

-Creo que el problema no es qué hacer, sino examinar por qué Murung está siempre así. Resolver el intriga del mal humor de Murung es la única y verdadera decisión.

Todos los sabios empezaron a cuchichear. El gran sabio tenía razón. ¿Por qué Murung era así? Nunca antaño había habido nadie en Bosque Oportuno que no se contagiara de la alegría y buen humor del espacio, y eso que había llegado muchedumbre de todas las partes del mundo hasta allí.

Los sabios empezaron a investigar, pero nadie sabía cero Murung. Ni de dónde había venido, ni si tenía grupo… cero. Al ver a los sabios merodear aproximadamente de la casa de Murung y preguntar a todo el mundo, una enanita se les acercó y les dijo:

-Hola, soy vecina de Murung. Sé que intentáis enterarse poco de él, pero no descubriréis cero. Nadie sabe cero porque Murung nunca cuenta cero. No acento con nadie fuera de para asegurar algún improperio.

-¿Desde cuándo conoces a Murung? -preguntó uno de los sabios.

-Desde que llegó -dijo la enanita-. Fui verle. Le llevé unos dulces de bienvenida. Quise darle un revolcón, pero me empujó.

-¿Por qué haría eso? -preguntó otro de los sabios-. A todo el mundo le gustan los abrazos.

-¡A mí no! -bufó Murung, mientras salía de su casa-. No me gustan los abrazos, ni los besos, ni las caricias.

-¿Por qué? -preguntaron todos los sabios a la vez. Pero Murung no contestó. Se limitó a mirarlos con cara de pocos amigos.

-¿Alguna vez lo has probado? -preguntó la enanita.

Murung la miró. No dijo cero. Pero la enanita lo entendió. De pronto, el mal humor había entregado paso a la tristeza.

-Nunca te han abrazado, ni te han besado, ni te han acariciado, ¿verdad? -dijo la enanita-. Ni cuando eras caprichoso.

Murung no habló. Solo se quedó tranquilo, mirando a la enanita.

-Si me dejas, te demostraré que no tienes de qué tener miedo -dijo la enanita.

Murung, petrificado como estaba, se dejó abrazar. Uno a uno, todos los sabios le dieron un revolcón a Murung, que permaneció allí, tranquilo.

La voz se corrió y todos los habitantes de Bosque Oportuno hicieron nalgas para abrazar a Murung.

-Ocultación resuelto -dijo el Gran Sabio-. Y problema solucionado. Creo que ya no habrá que tomar medidas con Murung.

Desde ese día, Murung disfruta de la alegría de Bosque Oportuno. Dicen que de vez en cuando lo ven con su vecina, paseando por entre las flores. ¿Habrá enfrentado Murung el apego?

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*